La Vanguardia

Gracias a Tomás Paredes por su crítica en La Vanguardia

tomas-paredes-lavanguardia

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20160515/401801092133/rafael-caballero-almendariz-45-km-de-pintura.html

Este es el rubro de su exposición: 45 km, hasta el 3 de junio. Y aunque hace figura, esta muestra está dedicada al paisaje, a su genuina y límpida manera de sentir el paisaje. Vistas líricas, de cales brumosas, atmósferas casi acuosas, como escribe Lola Crespo, que lleva tantos años defendiendo la pintura, que ya es, no la galerista a secas, sino lady pintura, como prueba su defensa de una nutrida nómica de finísimos pintores.

¿Por qué ese título tan polivalente? El mismo Caballero lo explica en el catálogo: “45 km es la distancia que me separó del campo desde la infancia hasta bien entrados los 20 años. La distancia que separaba el piso en Madrid de la casa en un pueblo de Guadalajara. Un espacio mental para salir de la periferia de la gran urbe y adentrarse en un entorno rural. La distancia entre la frontera donde la ciudad se desnuda y la naturaleza es definitiva”.

Pintura referencial, no sólo realista, porque es mágica; más que objetos o arquitecturas rurales, retrata emociones, sensaciones, convirtiendo cualquier detalle en un lujo de pintura, incluso exuberante. Una vaporosa nube de niebla se disipa con la luz. La estructura piropeada por pinceladas es trasunto de belleza. Hay una vista montañosa, Pico del Lobo, que se diría un desnudo femenino, sensual, sereno e insinuante. La sombra, a veces se agazapa para devorar la luz, sin conseguirlo, pero el intento es de una gran ternura, como iniciar un gran combate que sabes vas a perder, pero la dignidad te exige estar. Una pintura “voluble, leve, ligera”, vaporosa, como el soneto espiritual de Juan Ramón.

Rafael Caballero Almendáriz (Madrid, 1971), filólogo y pintor, comienza a exponer en 1997, cuando celebra su primera exposición individual, Universidad Autónoma de Madrid, y su segunda en Casa del Libro. Por lo que esta es la primera, en una sala comercial, en un espacio expositivo normalizado. Caballero ha participado en varias exposiciones colectivas del círculo de Antonio López. E ilustrado libros y poemas para la editorial Ondina.

Antonio López es el maestro indiscutible, no sólo del realismo español coetáneo, sino de la pintura y la escultura. Estar cerca de él, saber que su mirada se va a posar sobre tu trabajo es un acicate y una exigencia, de la que Caballero sale airoso. Precios de primerizo: de 850 a 1760 euros.

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR