El ruido y la furia

Cuando llamaba a los perros sonaba como el cuerno que llevaba colgando a la espalda y que jamás utilizaba, pero más nítidamente, más suave, como si su voz constituyese parte de la oscuridad y el silencio, de los que se deslizase para luego volver a adentrarse en ellos. Ehhhhh EhhhhhEhhhhh. Con alguien tengo que

El impacto de lo nuevo

Un artículo completo de JotDown sobre Hughes y su excelente análisis del arte http://www.jotdown.es/2012/09/el-impacto-de-lo-nuevo/